Hace unos 8 años, me acuerdo, una noche, estabas muy enfermo. Familiares iban y venían por la casa. Jugaba Atlético y, como no entendía mucho lo que pasaba, inocentemente me calcé la remera negra con los loguitos de Los Piojos celestes (no me olvido). Salí a la vereda, (tal vez inconscientemente para zafar del ambiente de la casa) y me senté a esperar que te curaras, que salieras y fuéramos a la cancha de la mano como siempre lo hacíamos. 

Ése, posiblemente sea el recuerdo más importante de mi vida. (Atlético y Los Piojos ahí, qué coincidencia). 

Otro, un tanto más feliz, es una imagen de los dos yendo por la Ayacucho, de la mano, buscando remís para ir al José Fierro. Yo, saltando de emoción y felicidad.

No sé en qué momento ¿me acostumbré? a no tenerte en la tribuna conmigo, pero ahora, muchos años después, me doy cuenta de que no, de que no me acostumbré y hasta incluso sufría al verte en algunas circunstancias, totalmente diferentes y ajenas a lo que vivíamos antes. 

En fin, no se porqué escribo esto. Mentiría si digo ”porque estaba aburrida” igual que si dijera que no lloro mientras lo escribo. Capaz porque me pintó extrañar a mi ¿ex? compañero de cancha. Capaz porque quería agradecerte haberme inculcado esas pasiones. Capaz porque… no sé.

A veces digo en joda ”Extraño -tal cosa- más que ir a la cancha con mi viejo”. Miento. Porque no hay nada que extrañe más que eso.

Te extraño y te amo, como a nada en el mundo. Ojalá algún día estés orgulloso de mí.

(Fuente: petit-rebel, vía mejillasdeamapola)

rocanroles:

Solo te pido que se vuelvan a juntar!

(Fuente: vivir-solo-cuesta-vida-pr, vía detubocasigobailando)

♡.

Real Madrid 3-4 FC Barcelona.

Iniesta 7’

Messi 42’ 65’ 84’